Carrito

Sin categoría

TRUCOS DE LA ABUELA

By 14 noviembre, 2016 2 Comments

Érase una vez, una época muy lejana, allá por 1900, en Inglaterra, donde las casas eran enormes y para limpiarlas hacía falta tener un servicio interno y muchos productos de limpieza.

¿Alguna vez te has preguntado cómo se hacía para mantener impolutas las casas y mansiones residenciales que hoy podemos ver en series como “Downtown Abbey” o “The Knick”? Con la cantidad de muebles, alfombras, sofás, sillas, mesas y figuritas que tenían repartidas por toda la casa, no era tarea fácil… ¿O si?

Sigue leyendo y descubre los oscuros secretos de la limpieza de las primeras décadas del siglo XX.

RUIBARBO PARA LA BAÑERA

Para los que amamos las bañeras y los baños de espuma con velas, para los que no tenemos a una persona que venga a limpiar y es nuestra espalda la que, después de agacharnos a limpiar los bordes de espuma que quedan post-baño nos pregunta: ¿pretendes que ahora esté recta?… para todos nosotros, traemos el mejor truco posible: Tallos de Ruibarbo.

Colocamos en medio de la bañera al menos cinco o seis trozos del ingrediente (El Ruibarbo proviene del noreste de Europa, (Ucrania) su altura es de hasta tres metros y consta de grandes hojas. El color del peciolo varía entre el verde y el rojo, y es la única parte comestible ya que sus hojas son potencialmente tóxicas. Su tallo subterráneo es un rizoma que le sirve para almacenar nutrientes durante el invierno) y la llenamos de agua caliente. Poco a poco, el agua se vuelve de un color rosa intenso. Dejamos actuar el potaje durante dos horas, quitamos el tapón y podremos observar como los bordes y fondos están impolutos.

Esto funciona porque el ruibarbo contiene ácido oxálico, compuesto básico en muchos productos de limpieza convencionales, que elimina los restos de suciedad y jabón seco que encontramos en nuestras amadas bañeras.

GINEBRA PARA LOS ESPEJOS

Esta técnica consiste en aplicar junto con agua un poco de ginebra, en un pañuelo (de seda preferiblemente) y después pasarlo por la superficie con cuidado, el alcohol disuelve cualquier mancha de grasa. Además, si quieres que te deje un aroma favorable (de primeras, deja un leve olor a limón), añade un poquito de limón natural a la mezcla y Voilá!

PATATAS PARA QUITAR MANCHAS

Este apartado está dedicado a los artículos de cocina, tales como trapos, cortinas, manteles… todos estos elementos se llenan de grasa y restos de alimentos mientras cocinamos. La solución que proponemos es: frotar una patata cruda contra el paño de la cocina, ponerlo en una olla y a continuación, llevarlo a ebullición. Tras dejarlo durante 10 minutos, poner el trapo en agua fría (remojando) durante una hora y luego enjuagar.

En este caso, este truco funciona ya que las patatas contienen ácido oxálico, el ingrediente natural ideal para acabar con las manchas complicadas. Eso sí, después de la fricción, la ebullición y el enjuague, las manchas se quitan notablemente. Pero el olor de los paños a guiso se prolonga por horas.

PAN PARA QUITAR EL POLVO

Para ese tipo de gente a la que: NO LE GUSTA LA MIGA DE PAN (que somos unos cuantos), en este caso, en vez de mirarles con cara de  – “¿Estás loco?” – les diré BRAVO.

No hay cosa más exasperante que pasar el paño de limpieza o la bayeta atrapa polvo por la encimera y ver que el polvo vuelve a caer despacio en el mismo sitio en el que acabamos de limpiar. Para este tipo de sensaciones desagradables con las que nos encontramos mientras limpiamos, recomendamos la miga de pan. Ésta es especialmente efectiva en rincones inalcanzables para la escoba; la humedad del pan atrae el polvo como un imán y se queda pegado a ella. Solo hay que dejarla actuar un rato y retirar la pelota.

Recomendamos probarlo en radiadores, verás como esa masa grisácea que no se va ni pasando el aspirador, desaparece de tu vida.

NOTICIAS EN LAS VENTANAS

¿Gotas de lluvia marcadas en las ventanas desde el pleistoceno? ¿Grasa de los maravillosos dedos de tus hijos (pero grasa al final)? Si rociamos las ventanas con un chorrito de agua y vinagre y después pasamos una bola de hojas de periódico por las manchas, estas se irán y abandonaran nuestras vistas para dejar paso a la luz del sol, esa que pensabas que había desaparecido ya debido al cambio climático.

HOJAS DE TÉ PARA LAS ALFOMBRAS

Después de tomarte una taza de té, no tires los restos de las hojas a la basura. Amontónalos en un platito y déjalas secar. En el pasado se utilizaban las hojas secas para limpiar las alfombras.

¿Qué?

Sí, sí, al parecer al rociarlas sobre las alfombras y tejidos similares antes de cepillarlas, se eliminan los restos de polvo, pelos y suciedad con mucha más facilidad que usando solo la escoba o similar.

2 Comments

  • Elena Craciun dice:

    ¡Un articulo fantástico ! Gracias por compartir estos truquitos tan importantes para cuidar nuestra salud y para el medio ambiente.Se puede ser feliz en una casa limpia de manera natural.

    • Bayeco dice:

      Hola Elena! Muchas gracias por tu comentario :) Ya sabes que somos partidarios no solo de cuidar nuestra salud, si no la salud de nuestro querido y bello planeta! Con lo que podamos colaborar…colaboraremos!

Leave a Reply

Contacta con nosotros

Limpia más. Limpia mejor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha en el enlace anterior si quieres más información. ACEPTAR

Aviso de cookies